Dicen que los niños son como semillitas que crecen sin que te des cuenta, ¡y es cierto!, en un abrir y cerrar de ojos nuestros pequeños dejan los brazos para explorar el mundo, van al jardín de niños, primaria, secundaria, prepa y hasta universidad con sus respectivos posgrados… si, la realidad es que crecen pronto… pero, al igual que una plantita, los niños requieren de diversos factores para desarrollarse en plenitud.

Esos factores son, entre otras cosas, las oportunidades de aprendizaje que les brindamos desde pequeños.

Seguramente te has sorprendido pensando qué será tu retoño cuando crezca… Podría ser médico, o arquitecto, tal vez sea matemática, pero también podría ser escritora, diseñadora, atleta de alto rendimiento, actriz o bailarina.

En este artículo quiero comentarte que la actividad dancística a temprana edad, bien planeada y desarrollada, provee de importantes conocimientos y herramientas a los niños, creando un terreno fértil para su desenvolvimiento en áreas deportivas, artísticas y socio afectivas.

Diez beneficios que aporta el aprendizaje del ballet en el desarrollo de tu hijo

 

Desde mi perspectiva y apoyada en estudios, podemos afirmar que la expresión corporal y la danza en la educación infantil:

  • Favorece las relaciones interpersonales
  • Ayuda al autoconocimiento
  • Favorece el desarrollo de la seguridad y confianza
  • Permite el conocimiento personal y del entorno
  • Desarrolla el gusto por lo artístico
  • Fomenta la imaginación y la capacidad creadora
  • Permite conocer las propias capacidades y darse cuenta de su desarrollo
  • Desarrolla valores como el respeto, la colaboración, la autosuperación y la disciplina
  • Permite expresar a través del movimiento ideas y emociones
  • Ayuda a aceptar nuestras diferencias de opinión, de acción y de físico

En Luna Dance Studio contamos con programas diseñados de acuerdo con las diferentes etapas de desarrollo de los pequeños, permitiendo que su desenvolvimiento sea gradual y constante, trabajando sobre el conocimiento de su propio cuerpo, su desarrollo motriz, el reconocimiento espacial, la coordinación, el fortalecimiento y elasticidad general, la creatividad y el contacto con diversas expresiones artísticas, sentando bases para facilitar el aprendizaje del ballet clásico.

Así mismo, a partir de los nueve años, abordamos el aprendizaje de este arte danzario de manera formal, gradual y dosificada, buscando el desarrollo de su potencial técnico y expresivo, primando la salud física y emocional de los estudiantes.

La danza es cuerpo, movimiento, espacio, ritmo, emoción… es aprendizaje desde la experiencia, es reto, es juego, es percepción, es conocimiento propio, conocimiento del otro, es abrirse a los demás, al entorno, la danza es gozo.

Ahora ya conoces los aportes del aprendizaje del ballet en los niños, trae a tus pequeños a bailar con nosotros y acompáñalos en su crecimiento dándoles la oportunidad de ser la mejor versión de sí mismos.

Referencias:

Esteve, A y López, V (2013) La expresión corporal y la danza en la educación infantil. Recuperado de: https://uvadoc.uva.es/handle/10324/3463