Siempre que pensamos en ballet nos imaginamos a las bailarinas haciendo suaves movimientos sobre zapatillas de punta y tutus de plato. Si bien estos elementos forman parte de sus características, el ballet lleva instaurado en el mundo hace más de 300 años y ha tenido una fascinante historia evolutiva para presentarnos hoy las bellas y conmovedoras puestas en escena que disfrutamos en los teatros.

En esta ocasión quiero platicarles brevemente de donde surge la escuela cubana de ballet y que descubramos juntos el porqué es una opción de excelencia para la educación dancística.

Orígenes del Ballet Clásico y la Influencia del Método Cubano

La historia del ballet se remonta a las danzas cortesanas desarrolladas en los palacios de Italia y Francia, a partir del apoyo del rey Luis XIV se funda la Real Academia de Música y Danza en Francia en 1661. Este importante evento es la base para la profesionalización del ballet; surgen así grandes maestros, coreógrafos y personalidades que con el apoyo de músicos y dramaturgos difunden este arte por el mundo.

Con el pasar de los años, algunos de los grandes maestros y bailarines van consolidando su forma de bailar, influenciados por su origen y sistematizando sus hallazgos, creando sus propias escuelas. Al respecto Simone P. en su texto La escuela cubana de Ballet. Cuba en el Ballet, nos comenta

“Lo que define a una Escuela de Ballet, es el conjunto de características de estilo, peculiaridades técnicas y forma emocional propia de proyectarse en la escena, presente en todos los bailarines formados dentro de principios similares, y que reflejan la resultante histórica del desarrollo económico y social de un país determinado, su idiosincrasia nacional, el espíritu de su folklore y la huella dejada, a través de las épocas por sus grandes artistas” (Hernández, s/f, p.54-55)

Diversas escuelas para un solo arte

Si bien el arte del ballet es uno solo, encontramos múltiples escuelas que lo nutren, entre ellas la escuela Francesa, Italiana, Danesa, Rusa, Inglesa, Americana y Cubana.

Cada escuela posee un enfoque metodológico diferente, y resalta en sus estudiantes elementos técnicos y expresivos específicos.

En México, las metodologías que más encontramos en las diversas escuelas son la Vagánova (rusa); la inglesa (Royal) y la cubana. Sin embargo, estas últimas dos, la inglesa y cubana son resultado de una importante influencia de la escuela rusa, francesa e italiana. aunque cada una con sus propias características.

Orígenes de la Escuela Cubana de Ballet

Fundación y Desarrollo

La Escuela Cubana de Ballet fue sistematizada por personalidades destacadas como Alicia Alonso, Fernando Alonso y Alberto Alonso. Inició en 1931 con la creación de la Escuela Nacional de Ballet de la Sociedad Pro Arte Musical en La Habana, una iniciativa de Laura Rainieri. Hernández nos recuerda la importancia de adaptar el ballet a la idiosincrasia latina, mezclando técnicas de las escuelas rusa, italiana y francesa, para crear un método que se ajusta al físico, temperamento y cultura latinoamericanos (Hernández, s/f, p. 58-59).

Eficacia Comprobada del Método

La metodología cubana ha demostrado su valía a través del éxito de sus bailarines, quienes exhiben un alto nivel técnico-artístico. Según González y Rodríguez, y respaldado por las palabras del crítico Carlos Paolillo, el énfasis en el virtuosismo extremo y el poderío físico son distintivos de esta metodología, que considera el biotipo caribeño en su enseñanza (González y Rodríguez, 2004, p.9).

Impacto Internacional del Ballet Método Cubano

La Metodología Cubana en México

La influencia del ballet método cubano se extendió a México gracias a un convenio cultural entre ambos países en 1975. Maestros cubanos han sido fundamentales en la formación de docentes del INBAL, incorporando la metodología cubana en su enseñanza.

Elsa Recagno destaca cómo esta colaboración ha fortalecido el ballet en México, implementando un enfoque que combina tradición y hallazgos científicos sobre el movimiento y el cuerpo. Este esfuerzo conjunto ha dado como resultado la Licenciatura en Danza Clásica con Línea de trabajo de Docencia en el INBAL, enriqueciendo la oferta educativa en danza clásica en México (Recagno, s/f).

Algunas características de método cubano de ballet

Sin afán de ser demasiado técnica, mencionaré algunas de las características del trabajo en esta metodología:

  • Estudio aislado de nuevos elementos técnicos
  • Inicio de estudio de elementos con apoyo frente a la barra
  • Alternancia de ejercicios lentos y controlados con ejercicios veloces y atacados
  • Combinaciones de ejercicios que van de lo simple a lo complejo
  • Estructura de barra, centro, adagio y posteriormente allegro

Desde mi perspectiva, en esta metodología se busca la precisión y control del movimiento, giro y saltos, aunado al trabajo de extensiones y capacidad expresiva. Esto se alcanza a través del trabajo de repetición consciente de las secuencias de movimiento, el uso de la atención y memoria (ya que no se repite la misma clase durante un año o periodo prolongado como en otras metodologías), el uso de imágenes y sensaciones con el fin de facilitar el aprendizaje y la interpretación.

Conclusión

En Luna Dance Studio nos basamos en la metodología cubana de ballet para la enseñanza de los grados en los que se imparte propiamente la técnica de ballet como son Juniors y Teens así como en Ballet para adultos. Nuestros profesores son egresados del INBAL con especialización en profesorado en danza clásica.

Ahora ya sabes un poco más del método cubano de ballet y por qué es una excelente opción para el desarrollo artístico de tus hijos. ¡Déjalos en buenas manos!

Referencias: