En mi experiencia docente he presenciado situaciones en escuelas de danza en las que no se realizan evaluaciones porque los estudiantes se estresan o se ponen nerviosos. Si bien esto último puede ser cierto, la evaluación tiene muchas bondades que permiten un avance significativo en el desarrollo de los estudiantes, profesorado y escuelas en general.

¿Qué es la evaluación en ballet?

La evaluación es una actividad vital que forma parte del proceso educativo. Ella nos permite observar los logros y dificultades presentados por los estudiantes y proporciona a su vez información importante sobre los docentes, las estrategias empleadas durante la enseñanza y la eficiencia del plan de trabajo planteado en cada grado, y/o el plan de estudios general. A través de la evaluación se revitaliza el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que es una oportunidad de identificar puntos que requieren apoyo en nuestros estudiantes y generar nuevas estrategias para alcanzar los objetivos planteados.

La evaluación en el ballet clásico

Evaluación Práctica y Observaciones de Sinodales

En el ballet, se evalúa a través de un examen práctico, en donde los estudiantes realizan una clase previamente montada por su profesor. Los sinodales plasman sus observaciones en diversos formatos como pueden ser una lista de cotejo o una rúbrica para identificar las fortalezas y áreas de oportunidad que tienen los estudiantes de acuerdo a su grado y nivel de desarrollo dancístico.

Los sinodales varían en número y pueden ser de la misma institución o profesores invitados con una reconocida trayectoria artística y docente.

Evaluación según Edad y Desarrollo del Estudiante

Se evalúan diversas cuestiones de acuerdo con las edades, grados, niveles y objetivos del plan de trabajo docente o plan de estudios. Es decir, no será lo mismo evaluar a un estudiante que acude a clase de ballet dos veces por semana con un objetivo serio pero recreativo, a evaluar a un estudiante que acude a una escuela profesional de danza diariamente.

Así por ejemplo, en el caso de estudiantes de edades tempranas, es necesario tomar en cuenta la madurez de su desarrollo psicomotor, el cual les permite la realización de diversas acciones que son organizadas en secuencias de movimiento que preparan al niño para su posterior introducción al mundo formal de la técnica del ballet, así también en estas secuencias encontramos elementos importantes como el reconocimiento del propio cuerpo, la coordinación, fuerza, ritmo y su desarrollo expresivo, por mencionar algunos puntos. A medida que los niños se hacen mayores estos elementos y acciones se van complejizando de acuerdo con su madurez corporal y psicomotriz, y en la clase se van introduciendo también elementos mucho más formales del ballet que serán evaluados a partir de los 9 años. Es importante destacar que en este tipo de exámenes generalmente solo son evaluadas secuencias de movimiento y bailes que ya se han practicado en clase con anticipación.

Quiza te interese conocer ¿Cómo elegir la mejor escuela de ballet para tu hija?

Tipos de evaluación y su importancia

En general existen varios tipos de evaluación: La evaluación diagnóstica, la formativa y la sumativa.

La evaluación diagnóstica

La evaluación diagnóstica se realiza cuando un nuevo estudiante acude a su primera clase de ballet, ahí el profesor identifica sus capacidades físicas, de comprensión de correcciones, conocimientos previos, y comportamiento general. Esto, desde mi perspectiva, le permite ubicar al estudiante en un nivel o grado específico y realizar los ajustes necesarios para personalizar el trato con el estudiante con el fin de tener una comunicación efectiva para la comprensión de los contenidos.

La evaluación formativa

La evaluación formativa se realiza en determinado momento del ciclo escolar y permite al profesor identificar los avances y dificultades del estudiantado para llevar a cabo estrategias y ajustes necesarios con el fin de poder llegar al cumplimiento de los objetivos.

La evaluación sumativa

La evaluación sumativa o de promoción de grado se realiza al finalizar un ciclo, y tiene la finalidad de identificar los logros obtenidos de acuerdo con los objetivos planteados; esta tiene una asignación numérica o emite una impresión general del trabajo presentado, permitiendo o no, la promoción del estudiante al siguiente grado.

Evaluaciones en Luna Dance Studio

En Luna Dance Studio realizamos evaluaciones anuales regidos por las edades en los grados de los niños pequeños, de tipo formativo para los estudiantes que no han concluido su ciclo o no han alcanzado la suficiente madurez en su formación, y del tipo sumativo para los estudiantes que han alcanzado la edad de promoción al siguiente grado y que se considera que poseen los conocimientos y madurez necesaria.

En ambos casos las evaluaciones son realizadas por profesores invitados de reconocida trayectoria artística y docente de ballet, y se entregan comentarios sobre el examen presentado, así como reconocimiento o diploma.

Es importante destacar el papel de los padres en la preparación de las evaluaciones, ya que su entusiasmo, compromiso y apoyo ante este desafío marcará de manera positiva la vida de sus hijos.

Beneficios de realizar una evaluación

Por último, hago un resumen de beneficios de realizar una evaluación de este tipo:

  1. Se fortalece la capacidad de enfrentar retos en los estudiantes
  2. Se eleva el nivel técnico y artístico de los estudiantes
  3. Se identifican fortalezas y áreas de oportunidad en estudiantes, profesorado y planes
  4. Se reflexiona acerca del proceso formativo y planean estrategias de mejora en la educación
  5. Se fortalece nuestra escuela

¡Ven a clase, realiza tu evaluación y sigamos mejorando!